Mia y la princesa dragón nos devuelve este estilo tan particular de videojuego juego como son las aventuras interactivas cinematográficas.

Históricamente poco valoradas

Las aventuras cinematográficas comenzaron allá por los 80 en sistemas de videoconsolas y otros medios interactivos. En la actualidad es un recurso que se prodiga poco en el mundo de los videojuegos, aunque sigue apareciendo de vez en cuando. Incluso Netflix se ha atrevido con este mundo del cine interactivo con un par de films. Uno basado en su exitosa saga Black Mirror o con un spin off de otra mítica serie como es Unbreakable Kimmy Schmidt.

Interactivo hasta cierto punto

Como hemos dicho este estilo de videojuego es bastante sencillo en su concepto, pero muy complicado de aplicar de manera exitosa. Se trata de una película, en la que deberemos tomar diferentes decisiones entre las alternativas que se les presentan a los protagonistas. Normalmente conllevan muchísimas horas de metraje para erigir una trama con suficientes variantes para desconcertar al espectador/jugador.

Argumento flojo

Mia y la princesa dragón es por tanto un juego de este tipo. Se trata de una película interactiva que narra las aventuras de Mía, una camarera de un restaurante británico y la princesa dragón que por vicisitudes del destino (descongelada de un bloque de hielo glacial) se encuentra en medio de un Londres actual y caótico del que todo le es extraño. Mia por cosas del destino (o por nuestra elección) se convertirá en la protectora de la princesa dragón y tratará de desentrañar el porque esta en nuestro tiempo y cual es su objetivo.

Pocas alternativas

Con esta trama de fondo, nos topamos con una aventura interactiva cuyo argumento que parece a priori atractivo, pero que tras un comienzo trepidante y lleno de acción va decayendo. A diferencia de un juego, donde la jugabilidad puede paliar un argumento pobre, cuando estamos ante una aventura cinematográfica interactiva, la falta de jugabilidad evidente por el estilo ante el que estamos, debe sostenerla un argumento que atrape y encandile al usuario. Y en Mia y la princesa dragón esto no ocurre. Su argumento como hemos dicho, flojea tras un inicio trepidante. La inclusión de muchos personajes, como es el caso, no representa el “más es mejor”. No se profundiza en muchos de ellos y el hilo emotivo y emocional no se consigue al no conectar con los personajes. Cuando un protagonista muere por nuestras elecciones, no tenemos emoción alguna porque no hemos llegado a establecer ese vínculo con él.

Mucha pelea, poca chicha

Además, en Mia y la princesa dragón, las escenas de lucha y peleas están muy bien ejecutadas, pero se notan puestas con calzador. Se supone que en un intento de darle dinamismo a una película que peca sobre todo de eso, de tener unos altibajos muy pronunciados en el ritmo, lo que a mi particularmente, me saca de punto todo el rato.

Brillos en algunos aspectos

Sin embargo, Mia y la princesa dragón cuenta con algunas virtudes. Los actores en líneas generales a pesar de no ser de renombre no desentonan. No estamos ante una película de cine, pero he visto peores telefilms en algunas cadenas de televisión un domingo por la tarde. La interpretación, a excepción de algunas puntuales, es de nivel. La ejecución a nivel técnico no es de Oscar pero cumple perfectamente. A nivel sonoro tampoco nos encontramos ante un mal producto ni mucho menos.


Decidir es  nuestra máxima

En cuanto a la jugabilidad, como toda película interactiva, las opciones son limitadas, estamos más tiempo contemplativos que decidiendo que hacer. Estas elecciones no suelen ser demasiado determinantes a priori, algo que confirmé un tiempo después, al ver las posibilidades existentes. Y esto es gracias a un árbol de elecciones que nos desvela que tipo de elecciones vamos tomando y cuales hemos dejado en el camino. Sin embargo, estas no son tan variadas ni amplias como podrías esperar y estamos ante solo, dos posibles finales. Algo a mi parecer muy limitado.

CONCLUSIÓN

Mia y la princesa dragón es la típica aventura interactiva de factura media que no defraudará a los amantes del género. No estamos ante una película sublime ni mucho menos, pero cumple sobradamente a nivel técnico e interpretativo a pesar de que flojee argumentalmente. Sin embargo, si no eres fan de desde tipo de títulos no estas ante un juego que vaya a arrastrarte o atraparte. Con un guion más consistente Mia y la princesa dragón podría haberse hecho un hueco en este mundo tan poco gráficante y reconocido de las aventuras interactivas.

Mia y la princesa dragón

11,69€
7.1

Jugabilidad

6.9/10

Sonido

7.0/10

Interpretación

7.4/10

Pros

  • Buena calidad técnica
  • Actores que cumplen de manera general

Cons

  • Argumento poco consistente
  • Acciones limitadas y escasas
  • Poca conexión con los personajes

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.